miércoles, 7 de mayo de 2008

Maldita Máquina De Vender Gaseosas!!


Por qué, por qué no me aceptas el billete de dólar que con tanto esfuerzo intenté introducir en ti hoy al medio dia, miserable pedazo de lata? Qué tienes en contra de los arrugados, pardos, y casi cuerudos dólares que salen de mi anoréxica billetera de hombre en proceso de divorcio? Hoy llegué a tus predios muerto de la sed en busca de una bebida refrescante para saciar mis ansias de ese líquido efervescente y gaseoso cuyas latas abundan en tu interior, pero a ti eso te pudo importar un soberano pepino.

Como fiel representante del género femenino que estoy seguro que debes ser, en primera instancia te tragaste mi billete con el fin de mostrarme un espejismo segun el cual yo tenía un credito de "$1.00" para que yo, en medio de mi éxtasis y euforia, pudiera creer que habia logrado mi cometido. Pero ohh sorpresa, tras decidirme por una Sunkist de naranja me dispuse a presionar el botoncito correspondiente, y tu que hiciste?? No solo me negaste el placer de ver bajar la deseada lata de Sunkist por tus toboganes internos, sino que además quisiste humillarme devolviendo mis bienes monetarios como si fuera algo que a ti no te sirve, y mas bien te sobra.

Déjame decirte, maldita máquina de vender gaseosas, que eso se llama "humillación" y no la pienso tolerar, menos viniendo de una caja cuadrada con patas. Si no necesitas de mi dinero entonces por que simplemente no me das la gaseosa gratis? Pero ya ves que la necesidad tiene cara de perro, y en vista de que mi almuerzo ya estaba por terminar de calentarse en el horno microondas, decidí sacar otro de esos papelitos verdes con la cara de Abraham Lincoln que tanto te fascinan, con la diferencia que este estaba mucho menos arrugado y mas verde que el anterior. Ademas me fijé cuidadosamente de que ninguna de sus esquinas estuvieran dobladas, tal como a ti te gustan, maldito aparatejo de pacotilla.

Asi que me dispuse a insertar mi billete en tu boquilla, el cual aceptaste sin ningun tipo de cavilación, y al ver que no hubo problema la sonrisa en mi cara comenzo a dibujarse y mis ojos chispearon como la espumita de la gaseosa que estabas a punto de venderme. Mis instintos paternos comenzaron a florecer y la palabra "perdón" estuvo a punto de salir de mi boca al punto que llegué a pensar que la razón por la que me devolviste el billete anteriormente era que seguro ya no tenias mas Sunkist, pobrecita tú.

De modo que decidí dejarme tentar por la insípida Pepsi que con tanto alarde promocionabas en tu fachada frontal, y finalmente levanté mi dedo con dirección hacia el botoncito azul con marcas rojas y blancas, presione con todas mis fuerzas, y observé estupefacto como tú, en un incomprensible acto de rebeldia juvenil, decidiste nuevamente vomitar mi hermoso y diáfano billetico de un dólar desde lo mas profundo de tus entrañas.

"AHHH LA MIERDA!"

Si, como lo oyes, maldita máquina de vender gaseosas. Gracias a ti tuve que bajar mi apetecido almuerzo de carne en rollo y ensalada griega con un insípido, inoloro, incoloro, e insaboro VASO DE AGUA!! Cómo?? ahora resulta que te debo dar las gracias porque me estas ayudando a hacer dieta??? No pues, lo que me faltaba!!

12 elefantes se balanceaban...:

Anyelina mayo 07, 2008 2:35 p.m.  

Jaja! antes es que no la agarraste a puños y a patadas como hacen muchos! a ver si pa la proxima te llevas mejor tu aguapanelita con limónsito que es mas rico y mas sanito que esas gaseosas tan feas! guacala!

Liliana B.,  mayo 07, 2008 3:27 p.m.  

noo pero quee ?? esta es la otra cara de CORIN TELLADO!!??? TERMINE CON ESA VIEJA..(maquina)!!! JAJAAAA....

@driPod mayo 07, 2008 3:36 p.m.  

no la juzguez ... la pobre no tenia ni la una ni la otra ...
y ni culpa tenia la desdichada sino el proveedor de gaseosas que la surte...

Mafe mayo 07, 2008 4:41 p.m.  

Sumerce no ha pensado en comprar las laticas en cajita y guardarlas en una neverita en la oficinita???
Yo ya lo hice y el ahorro es GENEROSO!!

Claro que si prefieres seguir agarrandote con la misma, por las mismas... alla tu!

Anónimo,  mayo 07, 2008 9:14 p.m.  

MARICA!! COMO HACE PA ESCRIBIR TANTA MIERDA??? era solo entender que no pudo comprar una pinche lata de gaseosa?? JAJAJA!!

Jaime Bakulic mayo 10, 2008 7:11 p.m.  

yo he llegado al nivel de putear en 3 idiomas y golpear con brutalidad a las máquinas solo por eso del billetito. Así que yo de verdad lo admiro por solo recurrir a la maldición en voz alta y la resignación.

El aplaaaaaaaauso para alexillo!

clapclapclap...

ya, me voy, una nena me espera (en el futuro lejano e improbable)

prip!

JuanFalla mayo 12, 2008 1:22 p.m.  

Paisano, al menos le devolvió los billetes en ambas ocasiones.

JUANES Y DIANILA mayo 13, 2008 6:42 a.m.  

jajaja, esas maquinas son para sacar canas!!!

pero aunque sea te devolviio el billete, peor quedarse sin el dinero y sin la lata

cossete mayo 16, 2008 11:22 a.m.  

Nooo.. no y no, esto no se puede permitir: el hombre humillado por la máquina, ahh eso se veía venir... pero lo más humillante, sobre todo para vos, es que la máquina te escojió para que fueras el primero en probar los inicios de "la revolucion de las máquinas".... pues hombre, ponete pilas y pa la próxima dele su merecido y demuestrele que usted es superior que ella... pero le tiene que hablar duro, cosa que todos escuchen quien es el que manda...

un saludo del Dr. Cossete

Got Largo? mayo 23, 2008 5:54 p.m.  

Me paso la misma hace un par de semanas . . .

Comparto tu mentalidad . . . el aguas es pa'las matas.

stultaviro mayo 28, 2008 5:56 p.m.  

Las máquinas son la cagada. Y con el único propósito de subirle el ánimo y darle un poco de moral, le cuento que a mí una máquina me hizo una peor. Y no era un dispensador de gaseosas, ojalá, era un dispensador de billetes, ATM que llaman por acá y "cajero electrónico" por allá. Pues fue hace unos diez años, me disponía a recoger a una vieja por la que deliraba, protagonista de cuanta fantasía rosa y sueño húmedo pasaba por mi mente perversa y a la que por fin me había animado a invitar a salir, y a unas cuadras de su casa decidí parar en un cajero Colmena para proveerme del respectivo efectivo con el que costearía mi viaje al paraíso. Pues bien, imagínese que divinamente perfumado y emperifollado meto la tarjeta débito en el cajero, éste se queda pensando un buen rato, empiezo a preocuparme, y aparece en la pantalla un letrero que jamás olvidaré a la vez que la melodiosa voz de María Cecilia Botero (voz oficial de Colmena en aquella época) me dice: "SU TARJETA HA SIDO RETENIDA, COMO UNA MEDIDA PREVENTIVA PENSANDO EN SU SEGURIDAD".

Usted cree que habría habido la menor posibilidad de que la vieja me creyera que el hp cajero se me había comido la tarjeta y que por eso no tenía un cagado peso para invitarla?

Por supuesto que no, habría pensado que era un muerto de hambre que no tenía con qué invitarla y habría tenido un buen tema de conversación y burla con las amigas.

Conclusión: regresarme a la casa sin siquiera llamarla (pa que por lo menos pensara que yo era un perro y no un vaciado), y consolarme con mi eterna y desintersada amiga Manuela.

Le repito: hay casos peores.

Alexillopillo mayo 29, 2008 6:36 p.m.  

Viejo Stulta... ese comentario es todo un post! que buena historia, yo seguramente me hubiera capado con una cuchara de haberme pasado.

Un abrazo desde por aca!

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP