lunes, 20 de abril de 2009

El Avión de Felipe


En una tarde de efervescencia y calor, de esas que suelen suceder a menudo en los alrededores de mi ciudad natal, llegó Felipe de vuelta por mi casa tras varios meses de haber decidido largarse a estudiar electrónica a Bogotá. En sus manos traía lo que parecía ser un avión miniatura, el cual recientemente habia diseñado en su tiempo libre y se notaba por encima que no podía ser barato ni había sido construido a la ligera. Todo, desde la pintura de su fuselaje hasta los pliegues de las alas habian sido diseñados con el mas minucioso de los detalles en pos de proveer a su dueño (y por ende a sus amigotes) incontables momentos de diversion aeronáutica.

A falta de control remoto, el avión habia sido dotado de un envidiable motor de propulsión con complejo de boomerang. Solo era cuestión de prenderlo, tomar impulso unos pocos pasos y lanzarlo al aire para que la navecilla aquella tomara vuelo por su cuenta durante varios minutos, tras los cuales daba media vuelta y regresaba aterradoramente cerca de su lugar de despegue. Era toda una maravilla para una partida de chinos de 15 o 16 años cuyas experiencias de pilotaje se limitaban a volar aviones de papel durante el cambio de clase en el colegio.

Fué asi que decidimos irnos todos esa tarde al cerro mas cercano para poner a prueba el complejo aparato. El primero en probarlo fue obviamente el mismísimo Felipe. Avion en mano, el creador de la goma del momento respiró profundo, miró al horizonte, y corrió tal vez unos cinco metros hasta soltar de sus manos la nave, la cual lentamente comenzó a tomar altura mientras todos los allí presentes soltamos unísonos "ohhhhhhh"s y "ahhhhhh"s de verdadero asombro. El avión se alejó en una linea recta que poco a poco fué tomando forma de curva hasta caer, como era de esperarse, a pocos metros del lugar de donde fué lanzado.

- Qué chimba marica!! yo quiero, yo quiero!!
- Pere, pere que vamos por turnos.

Y el avión fue volado nuevamente de mano en mano por todos los demas integrantes del parche, siempre haciendo su triunfal entrada de retorno a manos de sus lanzadores. Hasta que finalmente, en un graso craso error del destino, me tocó el turno.

Concentrado, concentrado papá que esto no es difícil. Solo es correr unos pasos y soltarlo con algo de fuerza. Aunque me pregunto... qué tanta fuerza? Será que si no aplico la necesaria se me va de jeta al piso? Noooo, no queremos que eso pase.

Así que efectivamente salí corriendo con el avioncillo firmemmente sujetado entre el anular y el pulgar, y al lanzarlo sentí un leve, muy leve, pero levísimo "crack." Resulta que lo lancé con tanta fuerza que uno de mis dedos alcanzo a perforar el cuerpo del avión al momento de lanzarlo.

Mas sin embargo el avión tomó vuelo. Y vaya vuelo! Todos gritaron contentos "eeeeh que chimba! miren como vuela!!" mientras el motor rugía cada vez más distante. Emocionados corrimos detras del avión para ver mas de cerca su vuelo, pero hubo un punto en que... como decir esto... comenzamos a notar que algo raro estaba pasando.

Normalmente el avión daba la vuelta despues de aproximadamente un par de minutos, pero en este caso pasaron 4, 5, tal vez 6... y el berraco avión nada que daba la media vuelta. Finalmente el "brrrrrrrrr" del motor dejó de escucharse para perderse en medio de la brisa, y la silueta de aquel aparato se fué convirtiendo poco a poco en un ínfimo puntico que eventualmente desapareció en el lejano horizonte por allá detras del Caguán, mientras Felipe corría despavorido a lo largo del cerro gritando como un loco "jueputa mi aviooooooooon!!" Yo también corria haciendo el amague de estar preocupado mientras trataba de explicarle que no tenia la menor idea de porque el avión decidio no volver, aunque muy en el fondo SI sabia porque era.

Lo mas bacano de todo: Felipe no se emputó. Eso si me echó mas de un indirectazo el resto de la tarde, pero por lo menos no me cobró el avion ni me dejó de hablar. Hoy en dia seguimos siendo excelentes amigos, y el tema solo ha salido al aire como anécdota graciosa en las conversaciones despues de un par de traguitos.

La moraleja del cuento: mis queridos, cuando alguien te perdona que en dos segundos le botes un avion que le tomó meses construir... sabes que has encontrado un amigo de verdad.

19 elefantes se balanceaban...:

Mlpz abril 20, 2009 5:29 p.m.  

No no no... eh ave maría como pa' no prestarle naaidas!
Jaja, mentiras que yo no puedo decir nada porque mi torpeza es innata. Imagináte si nos juntáramos, el acabose!

Maria() abril 20, 2009 9:00 p.m.  

nonono, qué pecado el avioncitoooo, yo te hubiera mandado a buscarlo al Caguán :P

y después te pongo a reconstruirlo!

Julian Virguez abril 21, 2009 1:34 a.m.  

mijo, ud destruye hasta un balín. :D

Mafe abril 21, 2009 9:15 a.m.  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mafe abril 21, 2009 9:16 a.m.  

Pero delicada la manito del niño Alexito no?!??!

Sumercé a mí me llegan a romper algo de ese calibre y la amistad no se pierde, de pronto pierdes una mano, mínimo un dedo, pero la amistad noooooo. Para naaaaada.

Tala abril 21, 2009 10:13 a.m.  

Por que sabría yo para donde iba este post desde que leí la llegada de Felipe?
No sabía que también compartiamos el don de la torpeza.

Ana M. abril 21, 2009 4:19 p.m.  

Pero entonces sumercé compadre es un duro, un visionario. Con sólo un huequito, mando el avión pa´l infinito y más allá...

cossete abril 22, 2009 3:15 p.m.  

Si yo fuera Felipe... te juro que me lo hubieras tenido que pagar o tu patada en la cara te la llevabas ajajaja

Me imagino que ese dia por la noche pensaste: huyy yo paqué tuve que tirar ese avión, yo soy el más demalas ajajj

Un saludo Elexillopillo y por favor: no vuelva a coger ningun juguete porque lo daña.
ahh.. y un feliz dia de la TIERRA

att: Dr. cossete.

@driPod abril 22, 2009 7:32 p.m.  

jajaja
menos mal aprendiste a manejar en un carro usado

ya sabemos que hay que tener cuidados cuando te prestemos cualquier objeto nuevo

Albornoz abril 22, 2009 7:38 p.m.  

Oiga, pero menos mal que el error del destino fue "graso" y no craso no?
Que manitas las suyas... como le dicen... ¿Estomaguito Rodriguez?

Alejandra Agudelo Q. abril 22, 2009 7:45 p.m.  

pero vaya anècdota "grasosa" la tuya pero la verdad yo si me hubiera a puesto a llorar por lo menos. !mi avioncito!
un saludo alexillito...

La ReiNa Roja abril 23, 2009 6:27 a.m.  

Jajjaa Hulkpillo, asi es pa todo mijito? vaya manitas,,que susto cuando se concentra por hacer las vainas bien,,,que tal cuando le fluyen sin pensarlo :S, Abrazo pero suavecito, mis costillas y EPS se lo agradeceran.

Travis Bickle abril 23, 2009 5:19 p.m.  

Pobre amigo jeje, menos mal no tenia uno de esos q funcionan con control remoto que cuestan mucho billete, yo creo que minimo le da en la jeta cuando le este contando y mas al calor d eunos traguitos...

Athenea abril 24, 2009 1:27 p.m.  

Experiencias de ese tipo.. Muchas !!
Una vaina "KARMAtica" que hasta el negro día de hoy me persigue pero con ello he descubierto (y mas que descubierto.. sacado a la luz PUBLICA) el inmenso amor de las personas que con una paciencia unica digna de admirar SOPORTAN mis indelicadesas que se alía con la amotricidad y la recurrente mala suerte que hace estragos de vez en mes..
Bonito blog :)

Nice day !

Felipe,  abril 24, 2009 4:36 p.m.  

Bueno pues me toca desir a favor de alex, q yo (Felipe) jejeje. el ex duenio del susodicho (moderno equipo entigravedad... AKA avioncito) no le ehceh toda la culpa a alex. el moderno equip... habia sufrido un aparatoso aterrisaje en eel vuelo justo antes al fatidico vuelo 007 jajajaja. de seguro eso y el dedo vilador de alex estuvieorn involucrados en el siniestro jejeje. eso si llevo madres como nunca..

Salu2

La Belga,  abril 26, 2009 8:46 p.m.  

que manitos! sos una bestia! entonces tu eres de aquellos a los que se les va el dedo, no?

Susana abril 28, 2009 2:51 p.m.  

No sera que felipe ha estado todos estos años planeando su venganza, fingiendo ser tu amigo, esperando que algun dia te compres algo de valor para destruirlo pero tu no le has dado el gusto!

Anyelina abril 30, 2009 11:59 a.m.  

Ah bueno! entonces cuando vaya a tu casa y sin querer queriendo daño tu tecladito, o tu plasmita, o tu tal WII, espero reacciones de la misma manera!!!

Te voy a poner a prueba eh?? :P

Alan,  mayo 19, 2009 3:12 p.m.  

Alex pero te falta contar las sutilezas con la que jugabas futbol en el frente de la casa o como cuando te tiraste el jet sky de tu papa, o cuando te arrojaste de la moto de mi mama, y mil otras historias que son por el estilo. me rei muchisimo recordando estas historias de siglos pasados....

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP